lunes, 18 de julio de 2016

Cecilia Valdés ( VII) y fin - Emeterio S.Santovenia


Me agradaría hoy, 19 de julio de 2016, poner fin a mi tanda de comentarios acerca de “Cecilia Valdés o la Loma del Ángel”. Me centraré en Emeterio S. Santovenia, a quien el profesor Rodríguez Herrera dedicó ésta espléndida edición crítica. Hecho que llamó mi atención e incitó a indagar acerca del personaje en cuestión, encontrando algunas relevantes coincidencias entre  Villaverde y Santovenia. Ya que ambos eran de la misma zona de Cuba, Pinar del Río, situada en el extremo occidental de la Isla.  Escritores  los dos que ejercieron el periodismo  y dedicaron muchos de sus escritos a dar fe de la realidad cubana de su momento. Masones,   e inmersos ambos en comprometida actividad política. Tanto Villaverde como Santovenia vivieron sus últimos años fuera de su Cuba natal, exiliados en los Estados Unidos de Norteamérica; y sus muertes pasaron desapercibidas para sus compatriotas. En el caso del autor de Cecilia Valdés, la trascendencia de su obra, posteriormente, muy posteriormente, le revindicó. No así, todavía, con Santovenia, cuya insigne y prolija obra permanece aún, si no desconocida del todo, interesadamente soslayada y olvidada.   Seguidamente, recojo (Copio y pego) algunos de los rasgos biográficos de Santovenia, sacados de distintas fuentes, que detallo a continuación:

“Fue colaborador o redactor de los grandes medios de prensa escrita cubanos, entre ellos el Diario de la Marina, El Comercio, El Triunfo, el Heraldo de Cuba, La Prensa, El Mundo, Alerta, Acción, El Fígaro, Letras, Bohemia, Carteles, Vanidades, Prensa Libre e Información, al igual que de periódicos y revistas de otros paises. Entre los libros históricos de Santovenia destacan las biografías que hizo sobre las vidas de Eloy Alfaro, Domingo Sarmiento y Abraham Lincoln. Por sus tres biografías en español, sobre este último, en 1955, el Representante George A. Dondero de Michigan habló sobre su valor histórico ante el Congreso de los Estados Unidos y destacó el hecho en el Diario de Sesiones (Congressional Record).Tras la llegada del castrismo a Cuba, el Dr. Santovenia, junto con el Dr. Joaquín Martínez Sáenz, Presidente del Banco Nacional, fueron arrestados y trasladados a la cárcel, primero a La Cabaña y luego al Castillo del Príncipe. Por gestiones de su amigo, el ex-Presidente Carlos Prío Socarrás, Santovenia fue trasladado al Hogar Clínica San Rafael, ya que su salud había comenzado a quebrantarse. Se le celebró un juicio en Columbia y salió absuelto de los cargos que el nuevo régimen había presentado en su contra. Fidel Castro se molestó al enterarse de esta absolución, pero Santovenia ya tramitaba su asilo político en la Embajada de México. Finalmente huyó hacia México y, a los pocos meses, se mudó permanentemente a los Estados Unidos. Radicado finalmente en la ciudad de Miami, continúa su labor periodística e historiográfica. Escribió artículos para Bohemia Libre y el Diario Las Américas. Trabajó en la Universidad de la Florida en Gainesville y, en 1965, publicó la última de sus 117 obras, Cuba y Su Historia, con la colaboración del Dr. Raúl Shelton. Su salud comenzó a quebrantarse y, el 18 de noviembre de 1968 murió a los 79 años de edad. Zoila, su viuda, lo recuerda como un hombre muy recto, de modales muy suaves. Recuerda que él siempre estaba escribiendo, y todo lo que hacía era “por amor a su patria.” (…) era “honesto, recto, de una bondad tremenda y muy limpio en todo.”Escritor, historiador, administrador, político, economista, maestro, notario, editor, columnista, periodista. El Dr. Emeterio Santovenia fue un verdadero polímata. Hoy en día, la vida de Santovenia hace resonar aquella frase de Martí: “ser cultos para ser libres.”

Revista Vitral No. 71 * año XII * enero-febrero de 2006/NUESTRA HISTORIA/EMETERIO SANTOVENIA, EL HISTORIADOR PINAREÑO OLVIDADO POR LA HISTORIA/ROBERTO LUIS ARENCIBIA(*)
-------------- 
(*) Reproduzco íntegro el artículo suscrito por Arencibia que guardo, pero que no he podido o sabido, en estos momentos, localizar en la Red.
“Una injusticia hecha a uno solo, es una amenaza a todos “
Montesquieu.
Dedicado a todos los historiadores pinareños de ayer,
hoy y mañana

En 1907 un joven campesino de 18 años, después de terminar sus labores agrícolas en la finca Cayo Redondo a una legua de Dimas, municipio de Mantua, se sentó en una rústica mesa y escribió un artículo que tituló: “Ecos de Dimas” y lo envió al periódico más importante de Cuba, El Diario de la Marina, el cual lo publicó días después.
Había comenzado la fructífera vida intelectual de Emeterio S. Santovenia Echaide, uno de los más grandes historiadores cubanos de todas las épocas, cuya bibliografía activa muestra 124 publicaciones entre libros, artículos y reseñas. Recibió 52 condecoraciones y perteneció a 34 instituciones nacionales e internacionales ocupando importantes cargos como Secretario de la Presidencia en 1934, Ministro de Estado en 1943, Presidente de la Academia Cubana de Historia y creador y presidente de los Archivos Nacionales de la República de Cuba así como creador del edificio actual de la Biblioteca Nacional de Cuba entre otros que ampliaremos.
Un detalle a resaltar es que, de sus 124 publicaciones, las 10 primeras fueron sobre temas pinareños, siendo éstos:
“Ecos de Dimas”, 1907: “Tranquilino Sandalio Noda”, “Cirilo Villaverde”, 1911; “José Victoriano Betancourt”, 1912; “El ferrocarril a los remates de Guane”, 1913, “El municipio de Manuel Lazo”, 1914; “Ramón Lazo”, 1914; “Los Arroyos de Mantua”, puerto habilitado para el transporte marítimo, 1915; “Próceres occidentales”, 1917; “Una heroína cubana”; 1918 y “Ensayo histórico sobre Pinar del Río”, 1919.
En 1916 es elegido como miembro correspondiente de la Academia de Historia de Cuba, en 1917 fija su residencia en la ciudad de Pinar del Río, laborando en la notaría del Dr: Adriano Avendaño, donde conoce al profesor Leandro González Alcorta, gloria de la pedagogía pinareña y, la señorita Elisa Cuétara su futura esposa.
Al graduarse por la libre como abogado en la Universidad de La Habana, se casa y abre una notaría en el pueblo de San Cristóbal en 1920, gana ese año el concurso Guáimaro con Ensayo histórico sobre Pinar del Río. En 1923, la Academia de Historia lo hace miembro de número con la presentación del trabajo titulado: Vuelta Abajo en la independencia de Cuba.
Desde 1914 se sentía atraído por la política y se afilia al Partido Liberal. En 1930, debido a su fuerte oposición a Machado, se afilia a la organización secreta y revolucionaria llamada ABC y esto lo lleva,en 1940, a ser elegido Senador por Pinar del Río y designado Presidente de la Comisión de Derecho Político y Secretario de la Comisión de Asuntos Tabacaleros de la Asamblea Legislativa de Cuba. Su prestigio político fue tan grande que en 1941 es nominado a senador por 4 partidos políticos; ABC, Partido Demócrata, Partido Liberal y Partido Socialista Popular siendo reelecto por cuatro años más. En esa gestión como Senador por Pinar del Río nuestra provincia se vió beneficiada por sus acciones legislativas como fueron: Instituto de Segunda, Enseñanza., la Escuela Normal, la Escuela de Comercio, la Escuela Anexa, la Biblioteca Provincial y por medio de una enmienda propuso la creación de la Escuela del Hogar, así como el proyecto de la creación del Parque Nacional de Viñales que se hizo Ley de la República posteriormente.
Todo esto lo llevó a ser Ministro de Estado en 1943, cargo que hoy corresponde al de Ministro de Relaciones Exteriores, creando la ceremonia de entrega de la ciudadanía cubana a extranjeros, acto solemne que antes no existía y que el historiador Octavio R. Costa describe así: “...el acto ante la bandera de la Patria comprende la lectura al nivel ciudadano de los deberes y derechos que la República respectivamente, otorga y exige y en solemne juramento, con invocación a Dios, de respetar las leyes de la Nación y de defenderla. A lo menos que la Patria tiene derecho es a ese juramento. Al que recibe como un hijo, con equiparación al nativo, debe siquiera exigirle esa solemne promesa de acatar las normas legales y de ofrendar su vida en aras de la libertad que implica el cambio de Patria y de Ley.”
Se escogió el 10 de abril, aniversario de la democracia en Cuba, día de la Asamblea de Guáimaro y del nacimiento de la ciudadanía cubana, para ese acto. Como dato curioso debemos señalar que en ese año 1943, más de 11 000 extranjeros recibieron su carta de ciudadanos cubanos firmadas por Emeterio Santovenia. Desconocemos cuántos extranjeros se hacen ciudadanos cubanos actualmente, pues las cifras no se ofrecen, y si existe aún esa ceremonia.

Aportes cívicos como Ministro y como legislador:
Hizo posible la creación del actual edificio de la Biblioteca Nacional de Cuba al proponer un impuesto de 0.5 centavos a cada saco de azúcar exportado, con lo cual fue costeado. (Ley de 20 marzo de 1941, Art. 21).
Creó por decreto número 495 del 25 de febrero de 1945 la celebración del Día del Idioma: 23 de abril II -Monumento a Mariana Grajales.
Monumento a José Martí en Nueva York.
Construcción del edificio del Museo Nacional.
Asignó el edificio del 2do Cabo como Oficina del Historiador de la Ciudad.
Opuso una moción que ganó, cuando quisieron cambiar el nombre de la provincia por el de “Occidente”.
Ratificó el Tratado de Amistad con China.
Firmó el Convenio de pagos con España.
Impidió la paralización de las Minas de Matahambre.
Reorganizó la Comisión Nacional para el estudio de los problemas de post guerra.
Repatrió a cientos de cubanos que deseaban regresar y no podían económicamente hacerlo.
Fue también un periodista destacado porque publicó en casi todos los diarios de la nación con 955 artículos de gran interés nacional e internacional, 76 de ellos con el título de “Ecos de Dimas”; debido a todo esto, la Sociedad de Periodistas Márquez Sterling le otorgó el título de periodista profesional.
A pesar de sus múltiples cargos continuó escribiendo incesantemente. Entre las obras más importantes tenemos:
-Vida de Alfaro: por el centenario del general Eloy Alfaro, donde resalta el americanismo del revolucionario ecuatoriano.
-Política de Martí: una exposición de las ideas de Martí sobre cuestiones de derecho público, que convirtieron éste libro en un código martiano.
-Martí legislador: discurso de Santovenia en la Alta Cámara donde muestra a Martí como legislador. (Dedicado por el autor al distinguido pedagogo, historiador y masón pinareño Armando Díaz Bravo).
-Los presidentes de Cuba Libre: biografías de los 8 presidentes de la República en Armas (1869-1898)..
-Historia de Cuba: tratado que comenzó en 1910 y solo al cabo de tres décadas salió el primer tomo. Un libro de una solidez monumental.
-Dios bendiga a Cosme de la Torriente: homenaje al destacado intelectual cubano.
-Historia de la Nación Cubana: libro traducido al inglés simultáneamente con la edición en español.
-Un día como hoy: donde recopila 365 conmemoraciones de la historia de Cuba. Continuamente publicó temas sobre Pinar del Río como fueron:
- Leandro González Alcorta: sobre el destacado maestro pinareño.
-Historia de Mantua (1923): hermosa historia sobre su municipio natal.
-Pinar del Río (1925): fascinante estudio de la provincia .
-Pinar del Río (1946): ampliando el tema anterior.
-Vida y pasión de Rafael Morales (1945): sobre el destacado mambí.
-Rafael Morales y González (1957): ampliando sobre el mismo patriota.
-Personajes y paisajes de Cirilo Villaverde (1955).
También escribió 13 prólogos de libros, 6 Actas de la Academia de Historia y 8 trabajos en la Revista de la Biblioteca Nacional de Cuba.

En 1957, debido al cincuentenario de su vida intelectual, se le rindió un gran homenaje nacional, donde participaron todas las instituciones y personalidades de Cuba, con una comisión organizadora presidida por Don Cosme de la Torriente, Vicepresidente Dr. Ramiro Guerra y miembros Félix Lizaso, Dr: Francisco Ichaso, Dr. José María Chacón y Calvo, Dr. Jorge Mañach, Mayor General Enrique Loynaz del Castillo, Emilio Roig de Leuchsenring, entre otros.
Se publicó un Libro Jubilar con diferentes ensayos y reseñas sobre el historiador donde los intelectuales dijeron de él:
“..a mi querido e ilustre amigo Emeterio Santovenia en su cigarral, desde el mío en Toledo..(Gregorio Marañón).
-…es de los que aman a su patria, sus glorias y su historia..”(Gonzalo de Quesada).
“…que en el estudio de la figura de Santovenia se aprecie su obra como cronista..(Juan J, Ramos).
“…a través de los años hemos conservado Santovenia y yo la amistad, inalterablemente sincera de los años juveniles….”(Emilio Roig de Leuchsenring).
Y por último, quizás el más conmovedor:
“…nacer en París, en donde tantos nacen, como en Nueva York, no es novedad, pero en Pinar del Río, ha dicho Eduardo Zamacois en Años de miseria y Risa, si es raro…(citado por Rafael Heliodoro Valle en Santovenia )
Termina sus años en Cuba como director del BANFAIC (Banco de Fomento Agrícola e Industrial de Cuba, una entidad que desarrolló inmensamente la agricultura, haciendo a Cuba exportadora de alimentos agrícolas y principal abastecedor de la Florida.
Procedente de tierra adentro, Santovenia conocía el campo cubano, había vivido entre guajiros, nada de la agricultura le era ajeno. Solo citaré una de sus iniciativas:firmó un contrato con una compañía de instalación de molinos de viento para extraer agua, muchos de los cuales se pueden ver aún funcionando en nuestros campos. Estos molinos se instalaban sin cobro inicial y si el campesino estaba satisfecho con su desempeño, el BANFAIC le abría un crédito meses más tarde, para pagar a plazos blandos. Inició así, en aquella época, el ahora tan hablado tema de la utilización de energía eólica.
Partió al exilio en 1959 y solo sabemos que falleció en 1968, sin que hayamos podido encontrar datos sobre su vida en la Diáspora.

Condecoraciones recibidas, 50
(Las más destacadas).
-Orden Nacional al Mérito Mambí. Otorgada por el Consejo Nacional de Veteranos de la Guerra de Independencia.
-Orden Nacional de Mérito Carlos Manuel de Céspedes.
-Hijo Eminente de Mantua. Otorgada por la Alcaldía de Mantua.
-Hijo Eminente e Historiador de la Ciudad de Pinar del Río. Otorgada por el Consejo de Alcaldes de la provincia.
-Socio de Mérito de la Sociedad Económica de Amigos del País
-Doctor Honoris Causa de la Universidad de La Florida.
-Comendador de la Legión de Honor de Francia.
-Gran Cruz, Primera Clase de la Cruz Roja de Cuba.
-Gran Cordón de la Orden del Libertador. Venezuela.
-Gran Cruz de la Orden del Sol. Perú
-Gran Cruz de la Orden Honneur et Mérite, Haití.
-Banda de Primera Clase de la Orden Mexicana del Águila Azteca.
-Gran Cruz de Mérito de Chile.
-Medalla Enrique José Varona.

Cargos desempeñados (más de 22)
(Algunos muy importantes).
-Ministro de Estado.
-Secretario de la Presidencia.
-Senador de la Asamblea Legislativa.
-Presidente del BANFAIC.
-Presidente de la Academia Cubana de Historia.
-Presidente de la Junta de Patronos de la Biblioteca Nacional.
-Consejero y Vicepresidente del Banco Nacional.
-Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua.
-Presidente del Instituto Martiano de Cuba.
-Académico de Número de la Academia Nacional de Artes y Letras.
-Presidente de la Comisión Nacional de los Actos y Ediciones del Centenario y del Monumento a José Martí en la Plaza Cívica.
-Presidente del Consejo Director de los Archivos de la República de Cuba.

De sus muchas obras publicadas, más de 32, las más importantes en su bibliografía, se hayan en la Biblioteca Provincial Ramón González Coro, donde la feliz iniciativa de su dirección y técnicos las han incluido en el Fondo de Libros Raros, por lo que tienen una excelente conservación y uso para investigadores. A ellos les doy las gracias ya que sin su ayuda hubiera sido imposible este trabajo.
Solo hay una referencia a él en los últimos años y es en el Diccionario de Literatura Cubana, editado en 1988, en la página 953 donde podemos observar 93 bibliografías activas y 38 pasivas, todas antes de 1959, En el Libro Jubilar aparecen 124 activas.
En estos menesteres tuve la curiosidad por saber qué había reseñado la prensa cubana el 23 de mayo de 1989, día del centenario de su nacimiento. Los periódicos nacionales no hablaban nada. Sólo el periódico local dio una noticia sobre Dimas: una granja de esa zona había roto el record de producción de viandas para una cosecha…pero nada de nuestro historiador.

Bibliografía
1.- Santovenia, historiador y ciudadano. Octavio R. Costa, Ed. Úcar. La Habana, 1944.
2.- Libro: Jubilar de Emeterio Santovenia . Cosme de la Torriente. Ed, Ucar. La Habana 1957.
3.- El historiador Santovenia. Juan M. Espinosa. Ed. Aarhus. La Habana. 1941.
4.- Vidas útiles. Emeterio Santovenia. Periódico Avance. Julio 4, 1947.